Mi propio blog, con casino y furcias

¡Ah! ¿No hay sitio para mi en vuestros blogs, eh? ¡Vale! Me construiré mi propio blog. Con casino. ¡Y furcias!

viernes, octubre 06, 2006

La discriminación es bella

Leo en Cadena SER que un restaurante de Madrid se niega a albergar un banquete de bodas porque los contrayentes son dos hombres, alegando "política de empresa".

Para alucinar, las declaraciones del portavoz: que esto no es discriminación, pero que hay que respetar a todo el mundo.

La verdad es que no sé muy bien cómo enfocar la noticia. Quiero decir, que si el matrimonio hubiera sido entre un negro y una blanca y se negaran a celebrarlo por "política de empresa" nadie tendría ninguna duda de que esto es una discriminación como un piano. Pero como son dos gays, nos pretenden vender que hay una especie de "objeción de conciencia", que vendría a decir algo así como: "En realidad, por mi a los gays los deberían llevar a campos de exterminio, pero como eso no puedo decirlo, tengo que tolerar que existan; ahora, ¡que encima quieran que les reconozca derechos! ¡Ni de coña, vamos! ¿No tienen bastante con que no los persiga por la calle?". Pero es más políticamente correcto hablar de "política de empresa".

Otra opción sería aplicar este rasero a todo. Imaginaos: vais a una tienda y os dicen que no os atienden porque sois del Real Madrid. O los de Telefónica no os dan el alta en un servicio porque saben que sois judíos. Al final, la convivencia sería imposible, y nos veríamos obligados a crear pequeños Estados independientes, uno para cada individuo. En vez de "relaciones comerciales" tendríamos "relaciones diplomáticas", y nada nos obligaría a reconocer a los "Estados" que no compartieran nuestras ideas y nuestro estilo de vida.

¿Estúpido? Por supuesto. Tanto como negarse a atender un banquete porque los contrayentes son gays.

Etiquetas:

3 comentarios:

  • A las 1:33 p. m. , Anonymous Elenya ha dicho...

    Plas, plas, plas :)

     
  • A las 4:42 p. m. , Anonymous Anónimo ha dicho...

    Es estúpido, por no decir algo peor, pero es su negocio. Me explico, si hay por ejemplo clubes de entrada sólo femenina ¿por qué no esto? Allá ellos, aunque yo, desde luego, no volvería a entrar ahí.

     
  • A las 6:01 p. m. , Blogger Casinoyfurcias ha dicho...

    Sí, es su negocio, pero si no quieren atender a homosexuales, que no abran un negocio de banquetes de boda. Se trata de celebraciones privadas, en las que no hay nadie invitado que no sea de la familia. No hay otros clientes, como en una discoteca o en un club, y no va a ir nadie a montar bronca.

    No es política de empresa. Es discriminación, así de sencillo. Y que en pleno siglo XXI sigamos discriminando a la gente en función de con quién se acuestan, demuestra que nos queda mucho camino por recorrer.

     

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal