Mi propio blog, con casino y furcias

¡Ah! ¿No hay sitio para mi en vuestros blogs, eh? ¡Vale! Me construiré mi propio blog. Con casino. ¡Y furcias!

lunes, octubre 02, 2006

Tanto post y tan poco tiempo

Se me acumula la faena. Literalmente, tengo más de una docena de posts pendientes. Pero ya sabéis lo que ocurre: la voluntad de comentar noticias lleva a la necesidad de documentarse, la documentación lleva al retraso, el retraso lleva al odio, el odio al Reverso Tenebroso, etc...

Os dejo con dos que han acontecido hoy y que me han llegado al alma. La primera es la revelación de que el hermano de Ségolène Royal, la favorita para la candidatura socialista a las Presidenciales francesas de 2007, colocó la bomba en el barco de Greenpeace Rainbow Warrior, en 1985. Lo que más me gusta de esta noticia, sin embargo, es la respuesta del experto: "No pudo ser él, porque conducía la Zodiac encargada de recoger a los hombres-rana". O sea, que poner bombas en un barco está MAL, pero conducir la Zodiac que lleva a los terroristas está BIEN. Para que luego digan que el mundo no está loco.

Y la segunda es la noticia de que el Capullo de Jerez ha intentado quemar viva a una niña de veinte meses con cuyo padre había discutido poco antes (aunque, según su declaración ante el juez, se echó la gasolina a él mismo en señal de impotencia).

La verdad es que no estaba allí y no sé lo que pudo pasar o no. Pero no acabo de entender la relación entre "expresar la impotencia" y "echarse gasolina por encima", especialmente teniendo en cuenta que lo hizo delante de la niña y de su abuela, no de la persona con quien había discutido. Bueno, si a Farruquito estuvo a punto de colarle lo del "arrepentimiento espontáneo", igual esto también cuela.

Aunque, para gloriosas, las declaraciones del abogado, que dice que su cliente no estaba en buenas condiciones porque había estado bebiendo. Joder, yo cuando bebo mucho me da por berrear clásicos musicales de los 80, no por comprar una botella de gasolina e ir rondando por ahí buscando el momento oportuno para echármela por encima en señal de impotencia.

Debe ser por eso que a mi no me llaman "el Capullo de San Marcelino".

Etiquetas:

5 comentarios:

  • A las 11:44 p. m. , Blogger Frodo'N'Furter ha dicho...

    ¡Es muy bueno!
    Yo lo que había leído es que el tipo, muy borracho, le había robado la gasolina de la moto a su futuro agredido para que no huyera, y que fue forcejeando cuando roció a la niña, a la abuela y a sí mismo con la gasolina...
    ¿Os enseñan teoría de la creatividad en la carrera a los abogados?
    Carlos.
    pd.- por cierto, ¿cómo sabes que no te llaman el capullo de S. Marcelino a tus espaldas? Yo investigaría, muchacho.

     
  • A las 11:56 p. m. , Anonymous raquel ha dicho...

    Tu cantas éxitos de los ochenta cuando estas borracho por que eres un friki, si fueras un tío normal lo de quemarte a lo bonzo lo verías como lo que es, lo normal. ¿Quién no lo ha hecho alguina vez?

     
  • A las 11:09 a. m. , Blogger Nac ha dicho...

    Doy fe de la dolencia del autor que le obliga a entonar cánticos populares de hace 20 años. Servidor está aquejado del mismo mal y, oigan, es un sin vivir.

     
  • A las 10:34 p. m. , Blogger Ilmendil ha dicho...

    Pues según el telediario de la cena al "Capullo" lo ha dejado el juez en libertad sin cargos porque la abuela ha retirado la denuncia.
    Con un gesto aliviado ha dado una rueda de prensa aclarando que la de la gasolina era su mujer, no él oigausté.
    Así que con esos hechos aclarados ya podemos dormir tranquilos sabiendo que es perfectamente normal tener un accidente y "salpicar" con gasolina un carrito de bebé cuando se pasea con la mujer por el barrio.
    Este viernes dá un concierto y seguramente llene como nuestro amigo "El Farru".

     
  • A las 11:29 p. m. , Blogger Casinoyfurcias ha dicho...

    El caso parece más raro de lo que pensamos, dado que ya he oído unas cuatro versiones distintas de los hechos en otros tantos medios de comunicación.

    Al final, la coña es que a un bebé lo han rociado con gasolina y de lo único que parece preocuparse la gente es de la carrera del Capullo de turno.

    Por cierto, Carlos, ya lo he investigado. Según mis muchachos, en San Marcelino soy conocido como "El Padrino", aunque aún hay algunos que prefieren el término más campechano de "El Capo". Una considerable minoría sólo declaró "Basta, basta, por favor", pero creo que podemos desecharlos de la encuesta.

     

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal