Mi propio blog, con casino y furcias

¡Ah! ¿No hay sitio para mi en vuestros blogs, eh? ¡Vale! Me construiré mi propio blog. Con casino. ¡Y furcias!

jueves, noviembre 16, 2006

Las hamburguesas XXL adelgazan

O eso es lo que pretenden hacernos creer, vamos. Porque que Sanidad pretenda retirar una campaña de Burger King porque promueve "la ingesta excesiva de alimentos" y "el consumo de raciones o porciones individuales gigantes" es del género idiota.

-Hola, soy el director de marketing de Burger King, y quiero que los clientes NO consuman los productos de mi empresa.

Vamos a ser serios y coherentes por una vez, cojones. Nadie puede creerse que meterse entre pecho y espalda una hamburguesa XXL con sus correspondientes salsas y complementos, esas patatas prefritas churretosas y el medio litro de Coca Cola de rigor; nadie, repito, puede creerse que eso es comer sano, o que no engorda. Y desde el momento en que todavía es legal comer comida basura, y que todo el mundo sabe que está comiendo basura, el Estado no tiene por qué venir a interferir.

Lo siento, es una chorrada, pero me pasa con estas cosas lo mismo que con la publicidad del tabaco o del alcohol: resulta que productos LEGALES tienen que ser anunciados de forma que DESINCENTIVEN su consumo. Si no es una muestra de que Papá Estado nos toma por incapaces, que baje Adam Smith y lo vea.

Etiquetas:

12 comentarios:

  • A las 11:46 p. m. , Blogger Is ha dicho...

    En vez de poner "fumar mata" deberían hacerlo mas alegre, del tipo "feliz navidad... si llegas"
    un saludo

     
  • A las 11:57 p. m. , Anonymous Pako ha dicho...

    No subestimeis la falta de sentido común de la gente, no conoce límites... pensar en la reelección de Aznar, en la reelección de Bush, en la reelección de Fraga, en la AVT, en los que escuchan y admiran a Jimenez Losantos, en la cantida de gente que cree que Raul aun es imprescindible para la selección española, en la gente que pone en duda o que niega el holocausto judio, en Operación Triunfo, en Gran Hermano, en Tamara (la del no cambie) siendo numero 1 en ventas, en que una ex del excalde de Marbella ocupe mas tiempo en un telediario que cualquiera de los conflictos armados que estan activos actualmente...

    Y dejando de lado la falta de sentido común, imagino que la intervención en contra de esa campaña esta concebida pensando mas en los adolescente que en los adultos en general... ciertamente a mi no me parece mal que se regule esa publicidad... no estamos hablando de libertad de expresión ni nada parecido para llevarnos las manos a la cabeza...

     
  • A las 1:50 a. m. , Anonymous Akin ha dicho...

    Pues visto el serio problema que tenemos de obesidad infantil, que ya empieza a ser difícil encontrar un niño delgado.

    Y dado que esos anuncios son para niños y adolescentes... pues no me parece mal que se evite esa publicidad.

     
  • A las 9:17 a. m. , Blogger Nac ha dicho...

    Akin, quizás que los padres de esos niños obesos empiezen por enseñarles en casa las bases de una dieta equilibrada. Aunque claro, siempre es más fácil comprarle al niño la bollería industrial de turno que mover el culo recien levantado para acercarse a la panaderia y comprar una barra de pan para que se lleve el chaval a clase un bocadillo en condiciones.

    Empieza a ser preocupante esta tendencia de que nadie tiene culpa ni responsabilidad de lo que le pasa a él o a los que tiene a su cargo. Si el hijo sale un pintas es culpa de los videojuegos, si es violento es por el rol, si es gordo es por la publicidad y si no tiene respeto por sus mayores y profesores es culpa del gobierno.

    Por supuesto todo se resume en: "No puedo hacer nada porque como amiguitos lo hacen". Lo dicho, la culpa nunca es de nadie.

     
  • A las 10:04 a. m. , Anonymous Akin ha dicho...

    Si nac, eso es el 'debería ser', pero no el 'es'.

    La realidad nos dice que los padres de ahora no son los 'fantásticos' padres de antes, ahora son dos tipos que trabajan sus ocho horas al día (como mínimo) y se pasan otras dos en desplazamientos, y después tienen que hacer tareas domésticas y la compra y...

    Y, no, no es una disculpa, son unos seres malvados que se despreocupan de sus hijos voluntariamente para que salgan vándalos y gordos.

    Pues muy jodido veo yo cambiar a los padres, sinceramente, y algo hay que hacer contra la obesidad infantil; porque no es un problema estético, es un serio problema de salud pública (y por lo tanto económico)

    ¿Tiene alguna solución que no pase por reeducar a los padres para que eduquen a sus hijos? Ni idea, no soy experto en el tema, los que tienen la responsabilidad de buscar esas soluciones dicen que una de ellas es que no se haga publicidad de macro-raciones como su fuese guai comer hasta que revientas. Igual no es buena idea, pero no se me ocurren muchas más.

    Por cierto, con lo de los padres: yo no me quejo de que no puedan realizar su trabajo de padres. O sí me quejo, pero con los sueldos y las hipotecas que tenemos veo imposible que la cosa cambie. Mi queja contra ellos suele pasar porque descargan tareas en maestros, pero después les quitan toda autoridad. Si no puedes educar a tu hijo y lo tiene que hacer otro, cuando tu hijo vuelva a casa castigado no vayas a discutir con el castigador, le metes un segundo castigo a tu hijo por la misma razón :)

     
  • A las 10:19 a. m. , Blogger Nac ha dicho...

    Mis padres trabajan los dos a jornada completa y levantaron a tres hijos. También tuvieron en su día que pagar hipotecas, ir a trabajar y todas esas cosas y cumplían. Vamos, uno de los recuerdos más vivos que tengo es a mi padre bajando cada mañana a buscar el pan y haciéndonos los bocadillos de rigor.

    Quizás sea duro lo que voy a decir, pero si una pareja va realmente agobiada y no va a dar (o querer dar) el tiempo suficiente a sus retoños mejor que se aguenten las ganas. Lo que no se puede es tener hijos porque sea lo que se espera de una pareja sin pensar en lo que conlleva. O aún más tener un hijo "para salvar un matrimonio" algo que Cris y yo hemos oido en vivo y en directo (el matrimonio se fue a la mierda al cumplir el crío un año).

    Ni las empresas, ni el gobierno, ni la publicidad. Tú tienes un crío, tú eres responsable de amueblar su cabeza y hacerle entender lo que son las figuras a las que ha de tener respeto. Si no eres capaz cómprate un furby o haz maquetas con palillos.

     
  • A las 10:41 a. m. , Blogger Cristina ha dicho...

    Pues yo estoy con Akin.
    Las hamburguesas XXL (que yo sepa, por aquí todavía no habían aterrizado) me recuerdan a la película/documental Super Size Me. Me horroriza pensar que podamos llegar a tener un problema similar al de Estados Unidos.
    Es como una invasión grasienta, una intrusión desagradable. Me viene a la cabeza el agente Smith, diciéndole a Morpheus aquello de que el ser humano actúa como un virus que se multiplica.... Dentro de nada, adolescentes de trescientos kilos.

     
  • A las 11:24 a. m. , Blogger Nac ha dicho...

    Esa es otra. Las XXL llevan un tiempo en el mercado, pero ahora resulta que las han descubierto. Oh sorpresa.

    ¿Y que hay entonces de esos chuletones de hasta dos kilos que te pueden poner en un asador? ¿No es eso un king-size?

     
  • A las 3:10 p. m. , Anonymous Sergio ha dicho...

    Se abre la veda:

    http://elmundosalud.elmundo.es/elmundosalud/2006/11/17/corazon/1163761310.html?a=3a81eaa76b07b02f7b45cfdaa580a7f7&t=1163770619

    Ayer Burguer King, hoy Casa Tarradellas (un anuncio que lleva más de un año emitiéndose y que presenta una evidente exageración).

    Como dice Helen Lovejoy: ¿Y los niños, es que nadie va a pensar en los niños?

     
  • A las 4:51 p. m. , Blogger Frikihippy ha dicho...

    ***se comprometió con la AESA a (...) a "no incentivar el consumo de raciones o porciones individuales gigantes"***

    Lo que no peude ser esque una empresa se pase los acuerdos por el forro. Ya sea con los trabajadores, con medio ambiente, con sanidad o con los clientes.

    Esto es una cosa de cultura empresarial. Lo han firmado, pues que lo cumplan, carajo!


    Burguer King: fuera la publicidad (pero no me parece lógico que se pida la retirada del producto... ya se apañará cada uno si la pide y se la come o se la deja a mitad). O vamos a poner por ley que en un restaurante yo no pueda pedir más de 5 platos, por que son demasiadas calorias? ;)

    Tarradellas... pues es diferente. Es que es parte de la creatividad de la publicidad, jo. Una pizza no es una ración individual! Es una pizza! Si el anuncio el niño se comiera 15 pizzas... pues quedaría como parte de la creatividad publicitaria!

    Los niños, también, tienen que aprender la diferencia entre fantasia y realidad... deben saber que en unos dibujos animados su protagonista se tira por la ventana, pero ellos no pueden hacerlo, o que en un anuncio un niño se come 15 pizzas, pero que eso es una "fantasía".

    En fin... larga vida a la comuda basura!

     
  • A las 10:41 a. m. , Anonymous Elenya ha dicho...

    ¿Dónde están esos niños gordos? Yo no veo tantos niños gordos.

    Y sobre la noticia de Sergio:
    "a pizza... tiene un peso de 425 gramos, de los que 32 gr son grasas"

    ¿Y? ¿Les parecen muchas? Pues en un dieta equilibrada aun le faltan un montón de grasas.

    "y aportan nada menos que 952 kilocalorías, la mitad del aporte calórico que necesita un niño al día."

    ¡Ooooh! ¡900 calorías! Un niño normal necesita muchas más que 1904 Kcal. ¡Qué salgana correr un rato! El problema no es lo que comen, está en lo que no queman.

     
  • A las 10:08 p. m. , Blogger Casinoyfurcias ha dicho...

    A ver, por partes.

    ¿Existe un problema con la obesidad infantil? Dicen los expertos que sí, que los niños que antes eran simplemente "gordos" ahora son "obesos" (importante diferencia: la gordura es un problema estético, la obesidad puede llegar a ser un problema de salud) y que cada vez hay más.

    Pero lo que yo pregunto es lo siguiente: ¿se acaba con ese problema prohibiendo anuncios? Si los niños no comen hamburguesas XXL, comerán Bollycaos, y chucherías varias, y Telepizza, y...

    La cuestión, Akin, Cristina, es que este es un problema cuya resolución está única y exclusivamente en manos de los padres. Todo lo demás es escupir al cielo: si los niños no entienden que comer todos los días hamburguesas XXL no es sano, no importa que se lo prohíbas; en cuanto tengan 18 años y no puedas prohibírselo, lo harán. Si la única razón para no desarrollar una conducta es que está prohibida, en cuanto puedas infringir esa prohibición sin sufrir el correspondiente castigo lo harás. ¿Que educar a los niños es un coñazo? Pues sí. ¿Que a los padres de hoy en día, agobiados por hipotecas y hostias varias, no les queda tiempo? Me niego a aceptarlo. El problema de mucha gente es que no comprende que ser padre NO es, ni puede ser, un trabajo a tiempo parcial. Uno de los recuerdos más vívidos de la infancia (por la cantidad de veces que ocurrió) es de estar jugando al ordenador y que mi padre, nada más llegar del trabajo, entrara a ver a cómo jugaba y a hablar conmigo. Parece una chorrada, pero retrospectivamente me ha permitido darme cuenta de que, en mi infancia, pasé muchísimas más horas en compañía de mis padres que solo.

    Lo que no puedes es tener un crío, esperar que lo eduquen los maestros, que lo entretenga la PlayStation y que lo cuiden los fines de semana los abuelos, y tú seguir con tu vida como si no hubiera pasado nada, y encima quejarte del comportamiento de tu hijo. Responsabilidad, señores.

    Además, hay otra cuestión. Cuando un adulto no está contento con su vida, puede dedicarse a todo tipo de vicios autodestructivos: alcohol, drogas, putas, tabaco... Los niños no pueden recurrir a ellas (en principio), por lo que muchas veces detrás de un problema de obesidad está un problema de desatención. Un niño atendido difícilmente llega a ser obeso, porque tiene unos padres que, cuando le ven dispuesto a repetir el postre, le dicen que no (creedme: lo sé por experiencia). Pero si el crío en casa se come la ración de cuatro personas, y sus padres o no le dicen nada o le animan ("Qué bien me come mi niño"), pues...

    Si un niño se siente mal, descubre que comiendo se siente bien (comer es un placer, después de todo). Y si ve que puede comer todo lo que quiera (sintiéndose por tanto bien) sin que sus padres le digan nada, lo hará. Eso le lleva a la obesidad, y entonces se siente infeliz porque en el colegio los obesos son blanco predilecto de los abusones. Y como se siente infeliz, come más. Es como lo del alcohólico de "El Principito": "Bebo para olvidar que tengo vergüenza de beber".

    Es un círculo vicioso, y estas campañas (que no dudo que sean bienintencionadas) no hacen absolutamente nada por solucionarlo; el problema real es mucho más grave, mucho más profundo, y si no hacemos nada para solucionarlo no sólo nos convertiremos en un país de tallas XXL. ¿Qué tipo de adultos creéis que serán los niños obesos, infelices y poco atendidos por sus padres?

     

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal