Mi propio blog, con casino y furcias

¡Ah! ¿No hay sitio para mi en vuestros blogs, eh? ¡Vale! Me construiré mi propio blog. Con casino. ¡Y furcias!

miércoles, abril 25, 2007

Camarero, en mi sopa hay un... ¿qué?

"Un hombre se corta el pene en medio de un restaurante londinense".

Aunque el titular es suficientemente dantesco, la descripción de los hechos ya es inenarrable: el tío entró en el restaurante, fue a la cocina, cogió un cuchillo, salió blandiéndolo (con el consiguiente pánico de los clientes), se acercó a una mesa, se bajó los pantalones, se bajó la tranca y, ¡zas! De un solo golpe.

También es destacable lo que ocurrió a continuación: hubo que gasear al dueño del susodicho pene para poder reducirlo (al dueño, no al pene), meterlo en una bolsa de hielo (al pene, no al dueño) y llevarse a ambos al hospital para ver si con un poco de hilo y aguja podían remediar el desaguisado.

No sé hasta que punto será fiable esta noticia, teniendo en cuenta que la fuente original (The Sun) no es un dechado de veracidad periodística (viene a ser como el Diario de Valencia, pero más cachondo y con chicas en bikini). Pero aún y así, éstas son las noticias que deben ser conocidas por el público de "Mi propio blog, con casino y furcias".

Etiquetas:

8 comentarios:

  • A las 12:46 a. m. , Anonymous Allyenna ha dicho...

    Que bizarro... Me imagino la escena y ¡argh! >_<
    Debia tener complejo de Lorena Bobbit o algo asi xDDD

     
  • A las 9:09 a. m. , Anonymous Cristina ha dicho...

    Mira que bien! Ahora ya lo hacen ellos por nosotras... qué comodidad.

     
  • A las 9:22 a. m. , Anonymous Anónimo ha dicho...

    Lo que no acabo de entender es por qué todos se preocupan de intentar salvarle el pene el energúmeno ese. Que si corriendo a por una bolsa de hielo, etc. ¿Pues no ha querido cortárselo él mismo? Es que ya no se respeta una nada.

     
  • A las 9:22 a. m. , Anonymous mckenan ha dicho...

    ayss, el anónimo ese era yo, sorry.

     
  • A las 9:51 a. m. , Anonymous Pola ha dicho...

    gracias! ahora que conozco esta noticia mi día es un poquito mejor :D

     
  • A las 10:03 a. m. , Anonymous Cristina ha dicho...

    Será por el Juramento Hipocrático, McKenan. Seguro que había un médico en la sala, y recordó aquello de "consagraré mi vida al servicio de la humanidad..."

    O consideraron que no estaba en su juicio (probablemente alterado por un elemento externo, como alguna pastillita de colores) y decidieron pensar y actuar por él.

    Entramos en el tema de siempre: si has querido practicarle la eutanasia a una parte de tu persona ¿por qué otros deciden que lo mejor para tí es salvarla?

    Es que nos metemos donde no nos llaman, leñe.

     
  • A las 10:46 a. m. , Anonymous McKenan ha dicho...

    Pues sí, Cris, será el juramento hipócrita ese, aunque no tengo claro que coserle el miembro amputado sea un servicio a la humanidad, al menos no un servicio tan destacado como el que brindan los cirujanos plásticos en los realities de la tele...

    Pensándolo bien, y volviendo al nuestro energúmeno autoflagelante, no es correcto liarse a tortazos para reducirlo después de un acto de tanto coraje. Si yo hubiera estado en el restaurante ese hubiera arrancado una cerrada ovación ante tamaña muestra de coraje, estúpida, pero encomiable. De haber sucedido esto en El Bulli, Ferran Adriá seguro que habría tenido otras ideas.

    Ale, qué poco trabajo tenemos, eh? :-)

     
  • A las 10:53 a. m. , Anonymous Cristina ha dicho...

    Hombre, pues ya que lo dices... "Deconstrucción de Pene al vino, con aroma de almizcle"...

     

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal