Mi propio blog, con casino y furcias

¡Ah! ¿No hay sitio para mi en vuestros blogs, eh? ¡Vale! Me construiré mi propio blog. Con casino. ¡Y furcias!

jueves, septiembre 06, 2007

Porca Miseria

Bueno, pues yo la verdad es que no soy un gran amante de la ópera, pero ¡qué cojones!, me caía bien Pavarotti.

Eso sí, quizá deba aclarar que mi admiración por este sujeto obedece a cuestiones completamente ajenas a su carrera profesional. Era un tío gordo y barbudo que vivió currando en lo que le gustaba y haciéndolo como le daba la gana, y que a los sesenta y muchos se casó con una mujer treinta años más joven.

O sea: un modelo para todos los gordos barbudos del mundo.

Etiquetas:

4 comentarios:

  • A las 10:44 a. m. , Anonymous octal ha dicho...

    Es más, un ejemplo para todo el mundo, todos deberíamos dejarnos crecer la barba y la panza.

     
  • A las 1:19 p. m. , Blogger Frodo'N'Furter ha dicho...

    Y cantar ópera.

     
  • A las 8:43 p. m. , Anonymous Killigan33 ha dicho...

    Seguid soñando...en vano.

     
  • A las 9:03 p. m. , Blogger Casinoyfurcias ha dicho...

    "Frodo'N'Furter dijo...
    Y cantar ópera."

    Ntchs, no lo has pillado, eso es anecdótico. Lo importante es la filosofía del asunto.

    Por cierto, que después de leer lo que ha escrito L'Osservatore Romano me reafirmo en mi comentario: Pavarotti molaba. Creo que es la primera persona a la que ponen a caer de un burro en el editorial del periódico vaticano estando aún de cuerpo presente: "raptado por las sirenas del éxito popular", " pasó "de ser aclamado" a "dejar de ser considerado una estrella de la lírica" por los puristas de la ópera, "ha inventado un papel", "las casas discográficas no tuvieron problemas para construir el personaje y los periódicos encontraron terreno fértil para montar una especia de mitología del tenor", "La máquina de los negocios se puso en marcha y arrastró todo, música incluida", mezcló arias de ópera y canciones populares, "a veces interpretadas con un gusto algo discutible", etc, etc.

    Cuando fallezca, quiero que L'Osservatore Romano haga un editorial como éste, como mínimo.

     

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal