Mi propio blog, con casino y furcias

¡Ah! ¿No hay sitio para mi en vuestros blogs, eh? ¡Vale! Me construiré mi propio blog. Con casino. ¡Y furcias!

sábado, septiembre 15, 2007

¡Quiero cobrar!

AVISO PREVIO: Manu Chao ni me cae bien, ni me parece "admirable" por su compromiso con las causas solidarias, ni siquiera me gusta como cantante. Es más, mi opinión sobre Manu Chao es más o menos similar a ésta. Pero una injusticia gilipoyas es una injusticia gilipoyas, la sufra Manu Chao o quien sea.

Hace cinco años, Manu Chao recibió una demanda. Por sorprendete y alucinante que parezca, le demandaban dos personas llamadas, respectivamente, María Jesús Álvarez (aparentemente, locutora de Radio Nacional de España) y Javier Dotú (aparentemente, actor de doblaje), porque decían que "utilizaba indebidamente sus voces". Aparentemente, estos dos honrados operarios eran quienes dicen "Próxima Estación: Esperanza" en el metro de Madrid, y dicha grabación había sido incluida por Manu Chao en su disco. Y ya sabes: si utilizas mi voz sin permiso, pues a pagar tocan.

Lo que más me toca los cojones de esto es que el tal Javier Dotú haga un comunicado en el que dice que "no les movía el ánimo de lucro" (a pesar de lo cual, demandaron una compensación económica, que se les ha pagado) sino que lo querían era "que se les resarcieran sus derechos".

¡¿Qué derechos?! ¿Reconocer que se trata de dos personas cuya cima profesional ha sido dar sus voces al puto Metro de Madrid? ¿Y qué perjuicios se les han podido causar? ¿Que sus voces sean más oídas y conocidas que antes? Por lo menos que no nos intenten tomar el pelo, hombre: esto ha sido una jugada para rascar pasta, y punto pelota. Que lo reconozcan, coño, que tengan algo de dignidad.

Etiquetas: ,

4 comentarios:

  • A las 6:58 p. m. , Blogger Palomares ha dicho...

    Viene a ser más o menos lo mismo que si yo cogiera ahora mismo este artículo e hiciera una canción con él, aprovechándome de tu trabajo, para hacer dinero. Que digo yo que a ti te sentaría mal, ¿no?
    Qué menos que pedirte permiso.
    Ya sé que ellos sólo han puesto una voz, pero es como si yo cogiera una de tus fotos, la pusiera en unas camisetas y me forrase a venderlas. Que te sentaría mal también.

     
  • A las 6:21 p. m. , Blogger Frodo'N'Furter ha dicho...

    A mí me gustaría, Palomares.
    Pásate por mi blog, anda. Lo tienes en la principal de casinoyfurcias. Soy Mataratodosloshumanos.
    Es más, lo consideraría una buena acción y estaría encantadísimo de que tú te hincharas a ganar pasta hasta que te diera asco tener tanta.
    Joder con el Metro de Madrid...

     
  • A las 10:15 p. m. , Blogger Casinoyfurcias ha dicho...

    "Palomares dijo...
    Ya sé que ellos sólo han puesto una voz, pero es como si yo cogiera una de tus fotos, la pusiera en unas camisetas y me forrase a venderlas. Que te sentaría mal también".

    No, no es lo mismo, no es ni parecido. Si tú pones mi foto en una camiseta y te forras, aparte de demostrar el mal gusto del mercado, te estás aprovechando de mi imagen. Vendes camisetas porque llevan mi foto. En este caso no es así.

    Estamos hablando de un clip de audio que puede durar, digamos, cinco segundos siendo muy generoso. ¿Cuántas veces se puede oír a lo largo del disco? Según la noticia se oye en tres canciones. Digamos que se oye cinco veces a lo largo de todo el disco.

    Ese disco tiene 17 canciones. A tres minutos de media aproximada por canción, son 17x60= 1020 segundos de música. ¿Crees sinceramente que alguien que aporta un total de 25 segundos de música puede tener cualquier tipo de influencia sobre el éxito o el fracaso del disco? Estoy razonablemente convencido de que ni uno solo de los millones de personas que han comprado el disco de Manu Chao lo han hecho para oír a dos tipos de los que ni han oído hablar diciendo "Próxima estación: Esperanza". Del mismo modo, estoy seguro de que si en vez de ese clip de audio hubiera puesto a dos personas cualquiera diciendo eso mismo, probablemente habría vendido el mismo número de discos.

    Y del mismo modo estoy razonablemente convencido de que estas dos personas no han sufrido ni un solo perjuicio en su vida personal o profesional por este hecho.

    ¿Que jurídicamente tienen razón? Probablemente, por eso se la han dado en los tribunales. Pero eso no implica ni que lo que han hecho sea moralmente aceptable (no lo es: podría serlo si se tratara de algo original, ¡pero no de un texto que han leído como si fueran meros loros para que lo oigan todos los días los miles de personas que usan el Metro en Madrid!), ni que lo hayan hecho por salvaguardar ningún hipotético derecho: lo han hecho única y exclusivamente movidos por el afán de lucro. Y me parece cojonudo, pero que no nos pretendan hacer comulgar con ruedas de molino: esto es una injusticia (legal, pero injusta).

    Y, por si te lo estás planteando, no, no siento ningún respeto por dos personas que hablan de decir "Próxima estación: Esperanza" para el Metro de Madrid como si fuera la cima de una carrera profesional.

     
  • A las 10:16 p. m. , Blogger Casinoyfurcias ha dicho...

    Donde dije 17x60=1020, quería decir 17x3x60=3060. Disculpen el lapsus.

     

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal