Mi propio blog, con casino y furcias

¡Ah! ¿No hay sitio para mi en vuestros blogs, eh? ¡Vale! Me construiré mi propio blog. Con casino. ¡Y furcias!

viernes, octubre 19, 2007

Si no eres parte de la solución...

Acojonante la lógica del obispo Sinvergüenza, digo, del obispo de Sigüenza-Guadalajara: "No pienso quitar los símbolos franquistas porque yo no los puse".

Propongo que se extienda este planteamiento a todas las profesiones de la vida, tales como:

* Los bomberos: "No vamos a apagar ese incendio, porque no lo hemos provocado nosotros".

* Los cirujanos de urgencias: "No voy a suturar esa herida, porque no he sido yo quien le ha apuñalado".

* Los oncólogos: "No voy a tratar ese cáncer, porque yo no lo he puesto ahí".

Etc, etc...

Pero no se vayan todavía, que aún hay más:

"El obispo precisó que la Iglesia no puso esas placas sino que fue "por imperativo legal"".

Ya la pusimos en su momento, pero recordémosla otra vez.

El del bigote que va bajo palio era Franco, señor obispo. Que ahora resultará que la Iglesia estaba en el monte con los maquis durante la dictadura.

Pero lo más chocante es ésto: señala que si la ley llegara a obligar a retirar los símbolos franquistas de las iglesias, cada obispo se tendría que plantear lo que hace en su diócesis, y añadió que para ello tendrán que calcular las ventajas y los riesgos y tener en consideración muchos factores.

O sea, que durante el franquismo, por "imperativo legal" (sic) había que aceptar lo que dijera el Gobierno. Pero una ley democrática emanada del órgano soberano, ésa te la puedes saltar a la torera, porque no pasa nada. Más aún: afirmó también que le ha molestado muchísimo la "amenaza que ha aparecido por ahí de que aquel que no cumpla la ley será castigado sin subvenciones para obras en iglesias". O sea: que puedo incumplir la ley cuando y como me dé la gana y no debo soportar ninguna sanción por ello, pero eso sí, me reservo el derecho de exigir que en otros casos la ley se aplique a rajatabla y además sólo de acuerdo con la interpretación de la ley que YO mantengo. Y no pienso aceptar como legítima ninguna otra interpretación.

Lo siento, pero insisto: la Ley de Memoria Histórica es necesaria por cosas como éstas. Aún hay demasiado franquista incrustado en la política, el ejército o la Iglesia. Y dado que no se puede confiar en democratizarlos (porque si aún no se han hecho demócratas es que no les interesa) por lo menos hay que minimizar su influencia.

Y no por odio, o por revanchismo. Por algo mucho más serio: porque si creemos que la democracia es algo intrínsecamente bueno, debemos defenderla de la dictadura. Así de simple.

Etiquetas: ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal