Mi propio blog, con casino y furcias

¡Ah! ¿No hay sitio para mi en vuestros blogs, eh? ¡Vale! Me construiré mi propio blog. Con casino. ¡Y furcias!

domingo, enero 20, 2008

El crimen de Álex de la Iglesia

Vaya castaña pilonga que nos ha colado el colega con "Los Crímenes de Oxford".

Para empezar, "murders" es "asesinatos", no "crímenes".

No quiero extenderme demasiado porque, sinceramente, no merece la pena. Pero tener unos buenos actores como John Hurt y Elijah Wood (Leonor Watling me parece una actriz que psá, pero que no está al nivel de los otros dos) y meterlos en una película insulsa, con unos diálogos insultantes, mal dirigida, con una banda sonora que parece un plano indicador ("esto es una situación de tensión, así que, por si no se ha dado cuenta, pondremos música de tensión a toda virolla") y con un guión plano, previsible y en ocasiones incluso absurdo (el triángulo/rombo romántico está planteado con una torpeza digna de una película de serie B); hacer esto, digo, debería ser un crimen. Un crimen contra el cine y una estafa para los sufridos espectadores.

En la parte positiva, meten una escena de cama bastante gratuita en la que se le ven las tetas y el culo a Leonor Watling, pero está tan mal montada que la carga erótica se pierde. Y quizá esto sea lo mejor que se puede decir de la película (para las/los que prefieran a los chicos, Elijah Wood también sale mostrando torso, pero yo esas cosas no sé valorarlas).

Pero lo peor de todo es que es una película tan mala y tan engañabobos, que va a triunfar. Es rollo "El traje nuevo del Emperador": la campaña de publicidad (muy buena, las cosas como sean) vende que es una película complicada, en la que los enigmas matemáticos (como la sucesión de Fibonacci) tienen un papel principal. Y es una puta mentira. A cara descubierta. 

Un único detalle lo demostrará. Durante la película, se asiste a la demostración del teorema de "Bormat". No se explica en qué consiste este teorema, ni cómo queda resuelto, pero se habla de él. Pues bien:

O mucho me equivoco (que me corrija algún matemático) o no existe ningún "teorema de Bormat". El caso es que a mí me sonaba raro mientras veía la película, pero investigando un poco no he encontrado nada al respecto. Lo más parecido que hay es el famoso "último teorema de Fermat", que fue demostrado (curiosamente) en la misma época en que está ambientada la película. ¿Por qué este cambio de nombre? A lo mejor hay alguna justificación legal (tipo derechos de imagen de Andrew Wiles), pero teniendo en cuenta que se trata de un detalle de ambientación, tampoco creo que hubiera sido tan complicado hacer las cosas bien.

Al margen de esta mención (errónea, como ya se ha visto), se sacan dos series lógicas de EGB (literalmente: una de ellas sale en un episodio de los Simpson en la caja de un producto para niños, y la otra la encuentran en un libro estilo "Historia de las Matemáticas ilustrada") y, eso sí, se menciona mucho a Wittgenstein y a Heisenberg. Haciéndoles decir cosas que no son exactamente lo que querían decir, pero vamos, es lo de menos.

¿A dónde voy a parar con todo esto? Muy sencillo: a que es una película pseudo-intelectual. Su complejidad es mínima, su excusa matemática daría vergüenza a cualquier estudiante de la carrera. Pero como nos la han vendido de otra forma, nadie se atrevería a decirlo sin que se le reproche automáticamente: "tu problema es que no la has entendido".

"Los crímenes de Oxford" es a la matemática lo que "El Código Da Vinci" a la historia de la religión. Y precisamente por eso, va a ser un éxito de público y crítica de la hostia. A pesar de que es una película estúpida.

¿O quizá gracias a eso?

Etiquetas:

8 comentarios:

  • A las 12:20 a. m. , Anonymous Sergio ha dicho...

    Tras leer por ahí varias críticas al libro en que se basa la película ("Crímenes imperceptibles" de Guillermo Martínez), creo que se reafirma mi sospecha de que ha habido una extraordinaria ineptitud para adaptar la historia. Tampoco es que te puedas fiar sin más de las opiniones vertidas en internet, pero parecería como si al pretender reducir la trama Álex de la Iglesia la haya "roto" hasta hacerla estúpida. Supongo que es algo inevitable (no se puede sintetizar una novela en 100 minutos), el problema surge cuando da la impresión de que el director está convencido de que lo ha hecho de puta madre y no se preocupa por maquillar los destrozos.

    (Y esto no disculpa la carencia absoluta de química, de intriga y la mediocridad técnica)

     
  • A las 10:43 a. m. , Blogger Nac ha dicho...

    Señor letrado, no puedo estar más de acuerdo con usted. La peor película con diferencia de este director, del que por otro lado soy devoto fan y defensor. Ya no sólo la película está por debajo de sus otros trabajos sino que es fallida fuera del corpus de este hombre.

     
  • A las 11:20 a. m. , Blogger CondesaDolingen ha dicho...

    Vi esta película el sábado noche. Me quedé tan despagada como se comenta. No llegas a engancharte a la historia, sobre todo nosotras, en el caso masculino tenéis un incentivo, el hecho de que aparezcan las razones de peso de Leonor imagino que os ayuda a volver a centraros en la historia. Por otro lado, la escena de sexo es para partirse, hasta de ella en concreto se había hecho publicidad, “porque tú fíjate que es la primera que rodaba Frodito” pero digo yo que eso no era sexo. Hay besos, hay torpeza (es posible caerse tantas veces seguidas?) y hay un pantalón de chándal rey del antiglamour y unos espaguetis posteriores y un delantal...en fin, lo mismo estoy desentrenada pero esas cosas resultan atractivas? De esa manera?
    Poco he de comentar más, el post exacto del dueño del blog es lo más acertado que he podido leer, no daré más vueltas sobre ello.

     
  • A las 5:54 p. m. , Blogger Nac ha dicho...

    condesadolingen, en absoluto la presencia de la Waitling (o como balrogs se diga) sirvió para enganchar al que esto suscribe. Para ver carnaza (mejor que la de ella, todo sea dicho) ya hay suficientes títulos distribuidos por productoras de la Europa del este donde salen actrices que tampoco les importa mucho saber actuar. Por lo menos en el caso de estas últimas no es un requisito imprescindible. En el caso de la señorita Leonor debería serlo aunque parece que tampoco.

    Y sí, las escenas eróticas son de vergüenza ajean. Que cosa más poco erotizante, forzada y chunga.

    Aprovechando que el Pisuerga pasa por donde pasa, para mi los mejores polvos que he visto en cine generalista son los que se pegan Viggo Mortensen y Maria Bello. Absolutamente creibles y transmitiendo todo lo que han de transmitir.

     
  • A las 5:55 p. m. , Blogger Nac ha dicho...

    Viggo Mortensen y Maria Bello en "Una historia de violencia" Quería decir.

     
  • A las 8:46 a. m. , Blogger CondesaDolingen ha dicho...

    Justo este domingo le di al botón de descarga para esa peli,"Una historia de violencia" y justamente me decidí por lo que me habían hablado de esas escenas que tú comentas. Si un buen guión, o una buena fotografía o...forma parte de un buen cine, también lo puede ser una buena escena de sexo y eso, me apetece comprobarlo.
    No, además, en general me han hablado bastante bien de esa peli.Allá voy!

     
  • A las 11:56 p. m. , Anonymous Anónimo ha dicho...

    100% de acuerdo. Una de las peores películas que he visto en la vida. Y además he pagado para verla. Dios.

    Tiene momentos en que el guión parece sacado de una peli porno. Basura en todos los sentidos.

     
  • A las 7:39 p. m. , Blogger Huayat . ha dicho...

    Bueno yo no soy matemático, pero lo que entiendo que Alex de la iglesia sólo quiso darnos una pincelada respecto a las sectas masonas siendo el tema principal de las escuelas Pitagóricas con lo del "Tetraktys" y lo demás es tan sólo ajuste del guión.
    En todo caso me agrado bastante la película, pero con gusto a poco referente al tema.
    Salud-os desde mi perspectiva.

     

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal