Mi propio blog, con casino y furcias

¡Ah! ¿No hay sitio para mi en vuestros blogs, eh? ¡Vale! Me construiré mi propio blog. Con casino. ¡Y furcias!

domingo, abril 20, 2008

We got 208.956, 791.044 to go!

Quiere joderte, pero podemos pararle los pies.

Lo leí en varios sitios, pero donde mejor lo explican es en "La Biblioteca de Babel":


Y no porque sea el peor director de cine de la historia. Ni porque sea un cobarde de mierda, que no dudó en subirse a un ring a apalizar a pobres friquis pero que se cagó en los pantalones cuando el gran Seanbaby le ofreció un combate, al extremo de no querer salir en un programa de televisión donde iba a coincidir con él, porque no es lo mismo luchar contra tíos sin entrenamiento que contra alguien entrenado en Muay Thai. Podéis leerlo en wikipedia, en la sección "Critic boxing matches (Raging Boll)".

Ni siquiera porque Boll no sea un verdadero director de cine, sino un empresario listillo que se aprovecha de un extraño agujero de la legislación fiscal alemana, como se explica magníficamente en este artículo, del cual extraigo los siguientes greatest hits (con traducción de emergencia incluida, aunque aconsejo leer el artículo íntegro en el klingon original):

"The bizarre tax laws in Germany mean that any wealthy Germans who invest in a movie can write-off the production cost, delay paying their taxes and generally reduce their tax burden. When you disseminate all the boring legal business law surrounding it the bottom line is this – the German investors in a movie only pay tax on any RETURNS the movie makes, their investment is 100% deductible, so the minute the movie makes a profit, said investor has to start paying tax. Plus the investors can actually borrow money to put towards investment and write that off too. Assuming you’re a sharp enough businessman you have a potential goldmine in the making; a way to make money from investing in bad movies... (...)"

"La extraña legislación fiscal alemana permite que cualquier alemán adinerado que invierta en una película pueda deducirse el coste de producción, retrasar el pago de sus impuestos y, en general, reducir su carga fiscal. Una vez que dejas al margen toda la palabrería legal, lo que queda es esto: los inversores alemanes en una película sólo pagan impuestos sobre el RETORNO que consiga la película, pero su gasto es 100% deducible, así que en el momento en que la película consigue beneficios, el inversor tiene que empezar a pagar impuestos. Además, los inversores pueden pedir prestado el dinero que emplean en su inversión, y deducírselo también. Asumiendo que seas un empresario lo bastante astuto, tienes una auténtica mina de oro en potencia; un sistema para ganar dinero invirtiendo en malas películas... (...)"

"There have, of course, been a handful of misguided apologists out there, proclaiming Boll as some kind of modern-day Ed Wood. This idea to me, in light of the revelations that prompted this article, is an insult to the tragic and troubled Mr Wood. You see there is a fundamental difference here. Ed Wood loved movies. He just had no skill for making them. He loved movies so much that he ended up destroying his life trying to realise his dream. He wasn’t really in it for the money, or the fame and fortune. He just wanted to make great movies and truly believed in his work".

"Por supuesto, ahí fuera hay un puñado de defensores despistados, que hablan de Boll como si fuera un Ed Wood de la edad moderna. Para mí, esta idea, a la luz de las revelaciones que fundamentan este artículo, es un insulto al trágico y problemático Mr. Wood. Veréis, hay una diferencia fundamental. Ed Wood amaba las películas. Solo que no tenía talento para dirigirlas. Amaba tanto las películas que acabó destruyendo su vida por intentar cumplir su sueño. No lo hacía por el dinero, o la fama y fortuna. Sólo quería hacer grandes películas y creía sinceramente en su trabajo".

"This is the total antithesis of the Boll ethic. Boll’s movies aren’t being made out of a love for cinema. They are a shallow exercise in money-making greed and exploitation. Rich Germans getting richer by exploiting the stupidity of the Hollywood system and the naivety of critics like us, who never thought to question the true motives of why these horrible, horrible movies existed. Pure and unfiltered 21st century capitalism. Of course having such an exalted cult icon like Wood in Hollywood’s history has only made it easier for Boll to pull off his scam, because for every 1000 people who called a spade a spade while watching a Boll movie, there was always one using Wood’s existence to justify Boll’s work, thus creating a faux-cult around the man. (...)"

"Esta es la antítesis completa de la ética de Boll. Las películas de Boll no se basan en el amor al cine. Son un ejercicio hueco de codicia y manipulación, con el fin de ganar dinero. Alemanes millonarios que se hacen más ricos explotando la estupidez del sistema de Hollywood y la ingenuidad de críticos como nosotros, que nunca pensamos en preguntar los verdaderos motivos de la existencia de películas tan horribles. Capitalismo del siglo XXI puro y duro. Por supuesto, el hecho de que la historia de Hollywood tenga una figura de culto tan destacada como Wood sólo le ha puesto a Boll las cosas más fáciles para salirse con la suya, porque por cada 1000 personas que llaman pan al pan cuando ven una película de Boll, siempre hay alguno que utiliza la existencia de Wood para justificar el trabajo de Boll, creando así un falso culto alrededor de este hombre. (...)"

"The truth of it all is that Boll’s entire shtick is in essence, a sham. He’s not a bad director under the true definition. He just isn’t a director period. He’s only bad because he has no intention of trying to direct a coherent movie, let alone be good. All he needs is 90 minutes of celluloid and a good sales pitch for his investors. He’s not flying in the face of adversity Ed Wood style; he’s rubbing his palms at the awfulness of the dailies, thinking of how much money his fingers-on-chalkboard scenes will make in tax rebates".

"Lo cierto es que todo el montaje de Boll es, en esencia, una farsa. No es un "mal director" en el sentido usual del término. No es un director, y punto. Sólo es malo porque no tiene ninguna intención de dirigir una película coherente, no hablemos ya de intentar que sea buena. Sólo necesita 90 minutos de celuloide y un buen hostión en las ventas para sus inversores. No lucha contra la adversidad al estilo de Ed Wood; se frota las manos ante los horrorizados artículos de los periódicos, pensando en cuánto dinero (en deducciones fiscales) le van a generar sus escenas de uñas-rascando-la-pizarra".

Por si os queda alguna duda, el propio Boll explicó que obtiene financiación para sus películas gracias a la legislación fiscal alemana en un comentario del DVD de "Alone in the Dark" (aparentemente, alguien no sólo compró el DVD sino que vio los extras; prefiero pensar que fue porque estaba investigando sobre Boll, porque si lo hizo por gusto...).

Pero no es por todo esto. Sin duda ayuda, pero la verdadera causa, para mí, es su arrogancia. Vale que sea malo, vale que sea un cobarde, vale que sea un listillo. Pero no olvidemos que este reto lo lanzó él mismo: "Si hay un millón de firmas pidiéndolo, dejaré de hacer películas".

Demostrémosle de lo que somos capaces. Por una vez, tu opinión puede servir de algo. Probablemente no dejará de dirigir (sus inversores no le dejarían hacerlo), pero al menos, que todo el mundo tenga clara la catadura moral de este tipo.

Aquí tenéis el enlace donde debéis firmar (y digo "debéis" porque entiendo que firmar es moralmente positivo y aconsejable). Cuando empecé a redactar esta entrada sólo faltaban 791.044 firmas para alcanzar el millón, lo que significa que en apenas dos semanas se ha superado el 20%. Entre todos podemos lograrlo. ¡A por él, que sólo es uno, y encima malo y cobarde!

Etiquetas: , ,

6 comentarios:

  • A las 9:18 a. m. , Blogger Frodo'N'Furter ha dicho...

    Eso, eso, sigan poniendo su nombre por todos los interneses.
    No hacen más que darle cancha.
    Y no me vale lo de "lo hago para demostrar que no lo va a cumplir..."

     
  • A las 11:31 p. m. , Blogger Casinoyfurcias ha dicho...

    Hombre, si eliges "eliminar para siempre", la entrada del spammer de turno desaparece sin dejar rastro. Mola saberlo.

    PD: Carlos, te había contestado, pero no sé por qué no aparece la respuesta. En suma: que sí, que vale, pero a mí me resulta muy gratificante pensar que puedo aportar una millonésima parte a un esfuerzo para desprestigiarlo a nivel mundial. Si gracias a esto hay una sola persona que descubre al verdadero Uwe Boll, habrá valido la pena.

     
  • A las 1:17 a. m. , Blogger dreamscreator ha dicho...

    Por youtube he encontrado esto:

    http://www.youtube.com/watch?v=GjM2w5FOPQw

    http://www.youtube.com/watch?v=ihx8f8sKVh0

    Son dos de los combates que hizo, el cabrón no me extraña que los eligiera a ellos, seguro que primero averiguó lo enclenques que eran y por eso no reto a Seanbaby.

     
  • A las 7:14 p. m. , Blogger Calpurnia ha dicho...

    ya van 218027 ;)

     
  • A las 5:05 p. m. , Blogger Eldagor ha dicho...

    Insensatos. ¿Por qué quereis parar a ese "onvre" destinado a la mas absoluta "jrandeza"?. O no......

    Vicisitud y Sordidez

    JAJAJAJA!!!!!

     
  • A las 10:34 p. m. , Blogger Casinoyfurcias ha dicho...

    "eldagor dijo...
    Insensatos. ¿Por qué quereis parar a ese "onvre" destinado a la mas absoluta "jrandeza"?. O no......"

    Amo' a ve'. El mayor de los respetos constitucionales y democráticos en el marco del consenso nacional a la opinión de cada persona humana, eso que vaya por delante.

    Pero, sentado eso, creo que esto es una muestra del "Segundo Postulado del Cactus":

    Que tú disfrutes metiéndote un cactus por el culo no implica que yo, como ciudadano concienciado, no deba decir a los que me rodean que meterse cactus por el culo es doloroso y perjudicial para la salud.

     

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal