Mi propio blog, con casino y furcias

¡Ah! ¿No hay sitio para mi en vuestros blogs, eh? ¡Vale! Me construiré mi propio blog. Con casino. ¡Y furcias!

jueves, agosto 14, 2008

John Stuart Mill, ese visionario

Entre el 8 de enero y el 15 de abril del año 1854, el filósofo inglés John Stuart Mill llevó un diario. Diario en el que escribió frases que hoy podrían aplicarse perfectamente a muchas realidades. Me quedo con unas pocas:

- "Este librito es un experimento. Aparte de cualquier otra cosa, servirá para ejemplificar, al menos en el caso del autor, qué efecto se produce en la mente cuando uno se obliga a tener por lo menos un pensamiento cada día que merezca ponerse por escrito. (..) Probablemente, lo primero que descubriré en el intento será que, en vez de uno por día, sólo tenga un pensamiento así una vez al mes; y que sean sólo repeticiones de pensamientos tan conocidos de todos, que ponerlos por escrito sólo serviría para revelar la pobreza de la tierra". Hablaba de su propio diario, pero ¿habéis leído alguna frase que resuma mejor lo que es un blog?

- "En un carácter, es un defecto inmenso el que carezca de sentido del humor. Un carácter que está por completo privado de humor no puede suscitar respeto ni simpatía. (..) Siempre parece haber algo de atrofia en el intelecto de aquellos que carecen de humor, por muy dedicados y entusiastas que sean, y aunque sean personas altamente cultivadas, como suele ser el caso". Algo que se les podría decir a todos los cansinos que no tienen otra cosa que hacer que pedir la retirada de anuncios porque se sienten ofendidos.

- "La consecuencia de la vulgarización de estas nociones (la función de la literatura) ha sido, en general, que ese grupo de individuos débiles y mediocres -los escritores de este país- se hayan envanecido de su función y de sí mismos, por poco merecedores que sean de ello (..). Esto ha hinchado su vanidad, y ha reducido su afán de alcanzar una verdadera excelencia. En lugar de aspirar a cosas que están por encima de la finura, aspiran a una especie de subfinura. Ciertamente, les gustaría constituir un sacerdocio, una aristocracia de escritorzuelos, participando de la importancia social de otros grupos aristocráticos, o mejor, recibiéndola de ellos y dejándose calentar por sus rayos". Menos mal que sé que Stuart Mill escribió esto en 1854 y hablaba de escritores ingleses de la época, porque así de golpe y porrazo pensé  que estaba hablando del actual fándom español.

Por supuesto, Stuart Mill es mucho más que esto. Pero si "Sobre la Libertad" puede ser un poco duro de leer en ocasiones, su "Diario" apenas son unas pocas páginas. Y sólo por sus pensamientos sobre la muerte, estas páginas ya valdrían muy mucho la pena ("aparte del dolor corporal y del sufrimiento de ver sufrir a aquellos que nos aman, lo más desagradable del morir es el tedio intolerable de todo ello. No debería haber muertes lentas").

Además, si lo leéis, podéis pegaros el mocarro de ser intelectuales: "No, yo es que leo a filósofos utilitaristas anglosajones, ya sabes..."

Etiquetas: ,

1 comentarios:

  • A las 10:09 a. m. , Blogger acayala ha dicho...

    ¿pues que quieres que te diga? Sea por darme el mocazo o no sea por darmelo... tiene buena pinta. Así que a ver si encuentro algo de este buen hombre por la FNAC, a no ser que vos me aconsegeis encontrarlo en algún sitio más adecuado. :-P

     

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal