Mi propio blog, con casino y furcias

¡Ah! ¿No hay sitio para mi en vuestros blogs, eh? ¡Vale! Me construiré mi propio blog. Con casino. ¡Y furcias!

lunes, agosto 11, 2008

WALL-E

Este año, en general, casi todo lo que he visto en el cine me ha gustado.

Entre otras muchas, ha habido películas puramente palomiteras de terror ("Halloween: El origen"), de acción ("Aliens vs Predator 2") o de humor ("Super Agente 86: De película"). Ha habido obras estremecedoras sobre la maldad y lo bien que la aceptamos ("An American Crime"). También reflexiones maravillosas sobre la importancia del arte de contar historias ("Rebobine, por favor"). Uno de los héroes de mi adolescencia ha vuelto para alegrarnos el día ("Indiana Jones y el Reino de la Calavera de Cristal"). Aaron Sorkin me ha vuelto ha demostrar que domina el arte de convertir la política en cine como nadie ("La Guerra de Charlie Wilson"). Incluso he disfrutado de bizarradas con coches karatecas, pilotos vikingos a los que sobornar con pieles y Christina Ricci con unas piernas larguísimas en un helicóptero rosa ("Speed Racer").

Pero nada, nada de lo que he visto este año (ni en los últimos años) me ha entusiasmado tanto como "WALL-E: Batallón de limpieza".

Entusiasmado, ésa es la única expresión que puedo utilizar. Una película que funciona a muchos niveles, desde el puramente técnico (impresionante) hasta el del mensaje social (que va mucho, pero mucho más allá del simple ecologismo bienintencionado). Una obra de arte que consigue que un bicho tan objetivamente repugnante como una cucaracha exprese todo un mundo de sentimientos. Una película infantil que consigue funcionar con una primera parte en la que no pasa nada, y en la que ni siquiera hay diálogos.

No puedo juzgarla objetivamente. No sé si es mejor o peor que las películas que he nombrado antes. Y no me importa. En lo que a mí respecta, es simplemente maravillosa. Casi perfecta. 

Etiquetas:

1 comentarios:

  • A las 11:56 a. m. , Blogger Kewey ha dicho...

    Estoy totalmente de acuerdo contigo, y creo que tampoco soy objetiva, jejeje...

    Es una pelicula preciosa, casi te hace evocar aquellas peliculas tan tiernas del gran Chaplin...

    Encantadora, es la palabra.

    Vane Aurynn

     

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal