Mi propio blog, con casino y furcias

¡Ah! ¿No hay sitio para mi en vuestros blogs, eh? ¡Vale! Me construiré mi propio blog. Con casino. ¡Y furcias!

sábado, octubre 25, 2008

La teoría del oso

Si voy en coche por el bosque y me encuentro un oso durmiendo plácidamente a la orilla del sendero,


puedo seguir mi camino y dejarle en paz, o parar el coche, bajar y darle una patada en los morros.

Si le doy una patada en los morros, el oso puede despertarse, o no.


Si se despierta, puede que me ataque, o puede que no.


Si me ataca, puede que me dé tiempo a volver al coche y ponerme a salvo, o puede que no.


Es decir, no se puede afirmar con certeza absoluta que yo vaya a sufrir un grave daño en mi integridad física si le pego una patada en los morros a un oso que está durmiendo. Sin embargo, nadie en su sano juicio lo haría, porque es peligroso.

Es posible que el sr. Aznar tenga razón y que no se puedan probar con toda certeza científica las consecuencias del cambio climático. Pero teniendo en cuenta el riesgo que supone para todo el planeta y los que vivimos en él, nadie en su sano juicio debería prestar oídos a lo que dice este supuesto amante de la familia (a quien, sin embargo, le preocupa muy poco o nada la posibilidad de dejarles este marrón a sus descendientes, dado que critica que se destine dinero a "resolver un problema que quizá, o quizá no, tengan nuestros tataranietos"; como todo el mundo sabe, los tataranietos no forman parte de la "familia").

Y los que, a pesar de lo absurdo de las declaraciones de Aznar, estén dispuestos a creer en él como si fuera un profeta, antes de promulgar su palabra deberían plantearse una pregunta: si se equivocan, si realmente el cambio climático existe y provoca consecuencias graves (de cualquier tipo) en los próximos, digamos, veinte años, ¿van a tener los cojones de dar la cara, reconocer que la han cagado y pedir perdón a los afectados?

Etiquetas:

1 comentarios:

  • A las 6:59 p. m. , Blogger Nym ha dicho...

    No sólo los tataranietos no forman parte de la familia, sino que deben ser sistemáticamente perseguidos y exterminados. Igual que los cuñados.

     

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal