Mi propio blog, con casino y furcias

¡Ah! ¿No hay sitio para mi en vuestros blogs, eh? ¡Vale! Me construiré mi propio blog. Con casino. ¡Y furcias!

domingo, marzo 29, 2009

Pueblo blanco

La verdad es que hoy tenía pensado abandonar el paréntesis hispánico y volver a los gritis jits anglosajones, pero visto el éxito sin precedentes de crítica y público que obtuvimos con la última entrega, vamos a hacer la transición un poco más suave. En esta ocasión, el archiconocidísimo J. M. Serrat con una de mis canciones favoritas de todos los tiempos: "Pueblo blanco". En versión sinfónica, además.

Podría poner muchas otras de Serrat, pero esta me gusta especialmente por dos razones: primera, por su letra, tan cruda como desesperada (no sé si será que soy raro, pero  la frase de cierre de la canción me estremece); y segunda, porque probablemente es menos conocida que otras como "Mediterráneo" o "Penélope". Y desde luego no será la última del noi de Poble-sec, aunque no sabemos cuándo volverá a aparecer por aquí.

En anteriores entregas:

- Every Sperm is Sacred, de Monty Python.
- Land of Confusion, de Genesis.
- Close to you, de The Carpenters.
- Anything she does, de Genesis.
- I got you babe, de Cher y Beavis & Butthead.
- Sex Bomb, de Max Raabe und das Palastorchester.
- In the Navy, de Village People.
- House of the Rising Sun, de The Animals.
- Celebration, de Kool and the Gang.
- Beer, de Psychostick.
- Clara, de Joan Baptista Humet.



PUEBLO BLANCO
Colgado de un barranco
duerme mi pueblo blanco
bajo un cielo que, a fuerza
de no ver nunca el mar,
se olvidó de llorar.

Por sus callejas de polvo y piedra
por no pasar, ni pasó la guerra.
Sólo el olvido...
camina lento bordeando la cañada
donde no crece una flor
ni trashuma un pastor.

El sacristán ha visto
hacerse viejo al cura.
El cura ha visto al cabo
y el cabo al sacristán.
Y mi pueblo después
vio morir a los tres...

Y me pregunto por qué nacerá gente
si nacer o morir es indiferente.

De la siega a la siembra
se vive en la taberna.
Las comadres murmuran
su historia en el umbral
de sus casas de cal.

Y las muchachas hacen bolillos
buscando, ocultas tras los visillos,
a ese hombre joven
que, noche a noche, forjaron en su mente.
Fuerte pa' ser su señor.
Tierno para el amor...

Ellas sueñan con él,
y él con irse muy lejos
de su pueblo. Y los viejos
sueñan morirse en paz,
y morir por morir,
quieren morirse al sol.

La boca abierta al calor, como lagartos.
Medio ocultos tras un sombrero de esparto.

Escapad gente tierna,
que esta tierra está enferma,
y no esperes mañana
lo que no te dio ayer,
que no hay nada que hacer.

Toma tu mula, tu hembra y tu arreo.
Sigue el camino del pueblo hebreo
y busca otra luna.
Tal vez mañana sonría la fortuna.
Y si te toca llorar
es mejor frente al mar.

Si yo pudiera unirme
a un vuelo de palomas,
y atravesando lomas
dejar mi pueblo atrás,
juro por lo que fui
que me iría de aquí...

Pero los muertos están en cautiverio
y no nos dejan salir del cementerio.

Etiquetas:

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal