Mi propio blog, con casino y furcias

¡Ah! ¿No hay sitio para mi en vuestros blogs, eh? ¡Vale! Me construiré mi propio blog. Con casino. ¡Y furcias!

domingo, noviembre 08, 2009

La mujer que yo quiero

Hoy es domingo, hoy es domingo, hoy es domingo...

Bien, una vez repetido el mantra del auto-engaño característico de esta sección, pasemos a la entrega semanal. La verdad es que podría pasarme un año entero sólo poniendo canciones de Serrat, dado que hay que reconocer que el chico es bueno. Así que sin más preámbulos, un tema quizá menos conocido que los anteriores, pero que siempre me ha gustado mucho: "La mujer que yo quiero". Y además, es una canción cuyo título requiere muy pocas explicaciones.

Eso sí, debo reconocer que en el vídeo elegido, aunque las pintas de Joan Manuel son estéticamente irreprochables, la calidad de sonido no es la idónea. Pero en fin, lo que pretendía desde el principio con esta sección es dar a conocer canciones que me gustan y que significan algo para mí, así que si el vídeo no es muy bueno, al menos tenéis la referencia para buscarla por otras vías.



LA MUJER QUE YO QUIERO

La mujer que yo quiero no necesita
bañarse cada noche en agua bendita.
Tiene muchos defectos, dice mi madre,
y demasiados huesos, dice mi padre.

Pero ella es más verdad que el pan y la tierra,
mi amor es un amor de antes de la guerra
para saberlo...
La mujer que yo quiero no necesita
deshojar cada noche una margarita.

La mujer que yo quiero es fruta jugosa
prendida en mi alma como si cualquier cosa.
Con ella quieren dármela mis amigos,
y se amargan la vida mis enemigos...

y es que sin querer tú, te envuelve su arrullo
y contra su calor, se pierde el orgullo
y la vergüenza...
La mujer que yo quiero es fruta jugosa
madurando feliz, dulce y vanidosa.

La mujer que yo quiero me ató a su yunta,
para sembrar la tierra de punta a punta
de un amor que nos habla con voz de sabio
y tiene de mujer la piel y los labios.

Son todos suyos mis compañeros de antes...
Mi perro, mi Scalextric y mis amantes.
¡Pobre Juanito...!
La mujer que yo quiero me ató a su yunta:
pero, por favor, no se lo digas nunca.

Pero, por favor, no se lo digas nunca...

Etiquetas: ,

1 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal