Mi propio blog, con casino y furcias

¡Ah! ¿No hay sitio para mi en vuestros blogs, eh? ¡Vale! Me construiré mi propio blog. Con casino. ¡Y furcias!

domingo, noviembre 22, 2009

Perlas ensangrentadas

Después de un fin de semana de gastronomía y nostalgia, con visionado de fotos incluido, procede alguna canción ochentera. Y qué mejor que uno de los temas que considero imprescindibles de la música española de todos los tiempos: "Perlas ensangrentadas", en la versión de Alaska y Dinarama. Una letra brillante, con un ambiente de novela negra magníficamente construido con unas pocas frases, y sobre todo con una de las imágenes más evocadoras que recuerdo: la de esas perlas ensangrentadas, esas flores pisoteadas, que ilustran la muerte de Renée. Una obra maestra, en suma.



PERLAS ENSANGRENTADAS

La interrogué en el camerino
sobre la muerte de Renée.
Me contestó con evasivas:
"No sé, no sé, no sé, no sé".

"Vámonos", me dijo
"tengo que hablarte de unas
perlas ensangrentadas,
flores pisoteadas".
Perlas ensangrentadas,
flores pisoteadas.

"Renée fue sólo un instrumento,
una fachada nada más.
A mí me llegará el momento",
me dijo con tranquilidad.

"Vámonos", me dijo.
"Tengo que hablarte de unas
perlas ensangrentadas,
flores pisoteadas".
Perlas ensangrentadas,
flores pisoteadas.

La acompañé hasta su casa
nos despedimos sin hablar.
Aquella fue la última noche.
Tres tiros la hicieron callar.

Recordé su frase, aquella historia sobre
perlas ensangrentadas
flores pisoteadas.
Perlas ensangrentadas,
flores pisoteadas.

Etiquetas:

3 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal