Mi propio blog, con casino y furcias

¡Ah! ¿No hay sitio para mi en vuestros blogs, eh? ¡Vale! Me construiré mi propio blog. Con casino. ¡Y furcias!

domingo, noviembre 29, 2009

It never rains in southern California

Si hoy es California, estamos llegado al domingo (y si cuela, cuela). Y no, no es un error de expresión, digo "si hoy es California".

Hoy vamos con otro tema clásico, que recuerdo desde siempre aunque no sé exactamente cuándo lo oí por primera vez. Probablemente, forma parte del "inconsciente colectivo" de mucha gente. Así que sin más preámbulos, porque no los necesita, Albert Hammond y su clásico "Nunca llueve en el sur de California".



IT NEVER RAINS IN SOUTHERN CALIFORNIA

Got on board a westbound 747
Didn't think before deciding what to do
Ooh, that talk of opportunities
TV breaks and movies
Rang true
Sure rang true

Seems it never rains in southern California
Seems I've often heard that kind of talk before
It never rains in California
But girl don't they warn ya
It pours, man it pours

Out of work, I'm out of my head
Out of self respect, I'm out of bread
I'm underloved, I'm underfed, I wanna go home
It never rains in California
But girl don't they warn ya
It pours, man it pours

Will you tell the folks back home I nearly made it
Had offers but don't know which one to take
Please don't tell 'em how you found me
Don't tell 'em how you found me
Gimme a break, give me a break

Seems it never rains in southern California
Seems I've often heard that kind of talk before
It never rains in California
But girl don't they warn ya
It pours, man it pours

NUNCA LLUEVE AL SUR DE CALIFORNIA

Me subí a bordo de un 747 con rumbo al oeste
No lo pensé antes de decidir lo que iba a hacer
Oh, esa charla de oportunidades
Anuncios de televisión y películas
Sonaba cierta
En verdad sonaba cierta

Parece que nunca llueve en el sur de California
Parece que antes solía oír a menudo cosas de ese estilo
Nunca llueve en California
Pero chica, no te advierten
De que diluvia, tío, diluvia

Sin trabajo, he perdido la cabeza
Sin auto-respeto, no me queda pan
Estoy infra-amado, infra-alimentado, me quiero ir a casa
Nunca llueve en California
Pero, chica, no te advierten
De que diluvia, tío, diluvia

¿Les dirás a mis padres, allá en casa, que casi lo conseguí?
¿Que tenía ofertas, pero que no sé cuál coger?
Por favor, no les digas cómo me encontraste
No les digas cómo me encontraste
Dame un respiro, dame un respiro

Parece que nunca llueve en el sur de California
Parece que antes solía oír a menudo cosas de ese estilo
Nunca llueve en California
Pero chica, no te advierten
De que diluvia, tío, diluvia

Etiquetas:

domingo, noviembre 22, 2009

Perlas ensangrentadas

Después de un fin de semana de gastronomía y nostalgia, con visionado de fotos incluido, procede alguna canción ochentera. Y qué mejor que uno de los temas que considero imprescindibles de la música española de todos los tiempos: "Perlas ensangrentadas", en la versión de Alaska y Dinarama. Una letra brillante, con un ambiente de novela negra magníficamente construido con unas pocas frases, y sobre todo con una de las imágenes más evocadoras que recuerdo: la de esas perlas ensangrentadas, esas flores pisoteadas, que ilustran la muerte de Renée. Una obra maestra, en suma.



PERLAS ENSANGRENTADAS

La interrogué en el camerino
sobre la muerte de Renée.
Me contestó con evasivas:
"No sé, no sé, no sé, no sé".

"Vámonos", me dijo
"tengo que hablarte de unas
perlas ensangrentadas,
flores pisoteadas".
Perlas ensangrentadas,
flores pisoteadas.

"Renée fue sólo un instrumento,
una fachada nada más.
A mí me llegará el momento",
me dijo con tranquilidad.

"Vámonos", me dijo.
"Tengo que hablarte de unas
perlas ensangrentadas,
flores pisoteadas".
Perlas ensangrentadas,
flores pisoteadas.

La acompañé hasta su casa
nos despedimos sin hablar.
Aquella fue la última noche.
Tres tiros la hicieron callar.

Recordé su frase, aquella historia sobre
perlas ensangrentadas
flores pisoteadas.
Perlas ensangrentadas,
flores pisoteadas.

Etiquetas:

domingo, noviembre 15, 2009

Siempre igual

Una de las cosas que, desde que tengo uso de razón, más me asusta es el caer en la rutina. No en hacer siempre las mismas cosas, ojo; debo reconocer que soy una persona con bastante aversión al cambio y que cuando me gusta hacer algo, no me canso de ello.

No, lo que me da miedo es caer en una rutina que no me guste pero que tenga que mantener. Levantarme todos los días para ir a un trabajo que no me satisfaga, hacer cosas que me aburran; en suma, llevar una vida infeliz, gris y monótona, y no ser capaz de escapar de ningún modo, ni siquiera de vislumbrar una esperanza.

Y un día, oyendo un CD que mi hermano se había dejado puesto en el ordenador, escuché una voz desgarrada cantando exactamente eso, la vida que siempre había temido; poniendo en palabras y música mis miedos como si el cantante también los compartiera. El cantante era Yosi, el grupo eran Los Suaves y la canción, "Siempre igual", un tema que aún hoy, casi una década después, me sigue fascinando y aterrorizando a partes iguales.

Porque es cierto que, hasta ahora, me las he ingeniado para escapar de esa vida; mi tiempo libre, aunque escaso, me llena de alegrías y buen rollo; y mi trabajo puede ser maravillosamente satisfactorio o extraordinariamente cabreante, pero nunca rutinario, nunca aburrido. Pero sigo temiendo que, por cualquier razón, todo se me venga abajo como un castillo de naipes y acabe enlazando un día gris con otro, en una rueda inacabable. Y creo que eso es algo que yo, y que todos nosotros, debemos evitar a toda costa.

Un último comentario. Al igual que en la canción de Serrat de la semana pasada, no me convence nada la calidad del sonido de este vídeo, aunque no he encontrado otro. Más que nada porque la voz de Yosi no suena tan rota, tan desesperada, como en la versión de estudio (y además, me da la impresión que en un par de momentos se le va la pinza); así que os recomiendo encarecidamente que busquéis el original. Veréis como no os arrepentís.



SIEMPRE IGUAL

Ocho de la mañana,
suena el despertador.
Te levantas de cama,
eso es lo peor.
Te arrastras al lavabo,
la cabeza te estalla,
tomaste demasiado
ayer de madrugada.

Agua fría, Alka-Seltzer,
café negro, sin afeitar,
el calcetín no aparece
y además es muy tarde ya.
Al final lo encuentras
debajo de la cama,
sales a la calle
maldiciendo la mañana.

La vida te sonríe,
hace frío y llovizna,
también sonríe tu jefe
allí arriba en la oficina.
"¿Qué le ha pasado, Rodríguez?
Llega usted tarde otra vez;
si se vuelve a repetir
voy a dar cuenta de usted".

Callas y sin decir nada
comienzas a teclear.
Así toda la mañana,
hasta las dos, siempre igual.
Diez años esperando
que te toque una quiniela,
para escapar de esta vida,
para escapar como sea.

Vuelta otra vez al trabajo,
así pasas la tarde entera.
Como son muy generosos, sí,
sales a las ocho y media.
Sigue lloviendo en la calle,
pasa una tía y la miras.
Ella no te hace ni caso,
sigues andando y la olvidas.

Regresas de nuevo a casa,
siempre sucia, nadie espera.
La cena es congelada,
no hay ninguna sorpresa.
No puedes resistir más,
la vida te ha traicionado.
¿Dónde están tus sueños?
Dime donde han quedado.

Te acercas al armario,
tu amigo "Dic" ahí espera.
Destapas la botella
y otra vez a la rueda.
Otra vez a la rueda,
otra vez a empezar.
Siempre la misma historia,
cada día siempre igual.

Etiquetas:

domingo, noviembre 08, 2009

La mujer que yo quiero

Hoy es domingo, hoy es domingo, hoy es domingo...

Bien, una vez repetido el mantra del auto-engaño característico de esta sección, pasemos a la entrega semanal. La verdad es que podría pasarme un año entero sólo poniendo canciones de Serrat, dado que hay que reconocer que el chico es bueno. Así que sin más preámbulos, un tema quizá menos conocido que los anteriores, pero que siempre me ha gustado mucho: "La mujer que yo quiero". Y además, es una canción cuyo título requiere muy pocas explicaciones.

Eso sí, debo reconocer que en el vídeo elegido, aunque las pintas de Joan Manuel son estéticamente irreprochables, la calidad de sonido no es la idónea. Pero en fin, lo que pretendía desde el principio con esta sección es dar a conocer canciones que me gustan y que significan algo para mí, así que si el vídeo no es muy bueno, al menos tenéis la referencia para buscarla por otras vías.



LA MUJER QUE YO QUIERO

La mujer que yo quiero no necesita
bañarse cada noche en agua bendita.
Tiene muchos defectos, dice mi madre,
y demasiados huesos, dice mi padre.

Pero ella es más verdad que el pan y la tierra,
mi amor es un amor de antes de la guerra
para saberlo...
La mujer que yo quiero no necesita
deshojar cada noche una margarita.

La mujer que yo quiero es fruta jugosa
prendida en mi alma como si cualquier cosa.
Con ella quieren dármela mis amigos,
y se amargan la vida mis enemigos...

y es que sin querer tú, te envuelve su arrullo
y contra su calor, se pierde el orgullo
y la vergüenza...
La mujer que yo quiero es fruta jugosa
madurando feliz, dulce y vanidosa.

La mujer que yo quiero me ató a su yunta,
para sembrar la tierra de punta a punta
de un amor que nos habla con voz de sabio
y tiene de mujer la piel y los labios.

Son todos suyos mis compañeros de antes...
Mi perro, mi Scalextric y mis amantes.
¡Pobre Juanito...!
La mujer que yo quiero me ató a su yunta:
pero, por favor, no se lo digas nunca.

Pero, por favor, no se lo digas nunca...

Etiquetas: ,

lunes, noviembre 02, 2009

Ya salió de la cabina

No hay muchos actores españoles que hayan tenido verdadero talento. No hay muchos supervivientes que hayan sido capaces de enfrentarse a un medio ambiente tan hostil como el del cine español de los 60 y 70 y hayan demostrado que eran muy grandes.

Hoy se ha borrado un nombre de esa nómina: José Luis López Vázquez. Un hombre de españolidad innegable (¡López Vázquez, si es que no se puede ser más español!) y talento inabarcable.



La misma capacidad interpretativa que las catervas de iletrados salidos de "Compañeros", "Al salir de clase" y similares...

Etiquetas: ,

domingo, noviembre 01, 2009

No mires a los ojos de la gente

De verdad, me gustaría actualizar entre semana de vez en cuando, pero en fin, así son las cosas...

Se acerca el invierno, y con él el cambio de año, y aún hay muchas canciones que colgar. Vale que las que no entren en la Playlist Casinoyfurcias 2009 entrarán en la de 2010, pero aún así, hay temas que no quiero dejar de compartir con vosotros.

Después de Radio Futura, vamos a seguir descendiendo hacia lo mejor de los 80. Un grupo que siempre me ha dado la impresión de estar un tanto olvidado a pesar de haber creado algunas de las mejores frases que se han cantado en español: Golpes Bajos. Una suma de talentos, con Coppini y Teo Cardalda a la cabeza y desencadenados. Y una canción con una letra muy corta y aparentemente sencilla, pero que siempre me ha fascinado: no hay que mirar a los ojos de la gente, porque la gente, la masa anónima y gris que nos rodea y que se entromete en nuestras vidas, siempre nos miente. Hay que encerrarse, hay que huir de la gente; sólo escondidos, a oscuras, solos, podemos dejar de ser gente. Porque las personas que nos importan no son gente, tienen nombre, tienen cara.

Porque todos tenemos un "cuarto de los huéspedes" en el que sólo dejamos entrar a las personas a las que amamos.



NO MIRES A LOS OJOS DE LA GENTE

No mires a los ojos de la gente,
me dan miedo, mienten siempre.
No salgas a la calle cuando hay gente
¿y si no vuelves? ¿y si te pierdes?

Escóndete en el cuarto de los huéspedes,
con todo a oscuras no pueden verte.
Las calles se van llenando de gente
en mi escondite puedes quererme,
puedes quererme.

Quédate a mi lado, no lo pienses más.


No mires a los ojos de la gente,
me dan miedo, mienten siempre.
No salgas a la calle cuando hay gente
¿y si no vuelves? ¿y si te pierdes?

Escóndete en el cuarto de los huéspedes,
con todo a oscuras no pueden verte.
Las calles se van llenando de gente
en mi escondite puedes quererme,
puedes quererme.

Quédate a mi lado, no lo pienses más,
quédate a mi lado, no lo pienses más...

Etiquetas: